OPINIÓN: 'Marcelino es mi pastor, nada me falta'

04/09/2017

Desde casi el principio de la temporada pasada, se instaló en muchos de nosotros la necesidad de abrir las ventanas y que corriera el aire. Aire nuevo, de regeneración, de necesidad vital para sobrevivir. Ese aire, debía venir con sentido común, con gente de fútbol que supiera donde atacar el mal, sin miedo y sin imprescindibles.

 

El verano ha sido largo, pero se ha sacado a la apatía, la falta de compromiso, el conformismo, la chulería y la falta de calidad para conformar un equipo. Un grupo donde la pieza más importante, el verdadero fichaje del año, es el entrenador. Nuestro “pastor” es clave para recuperar a un Valencia que lleva unos años desorientado y sin nadie con un orden básico en ese puesto. Vino con unas premisas marcadas y el club ha cumplido. Vino con una idea de juego y va con todo a por ella. Podremos estar más o menos de acuerdo en cómo ha salido más de uno en la plantilla, pero tenemos que arreglar el desaguisado de estos años para volver. Y digo para volver, porque a pesar de todo esto, “no hemos vuelto, sino que estamos volviendo”, como bien dijo el compañero Desmemoriats hace unos días en Twitter.

 

Reconstrucción en posiciones importantes con jugadores que vienen de grandes clubes; Manchester United, PSG, Juventus, Arsenal e Inter… muchas primeras opciones y tantos otros que sostienen que nunca habían “aprendido” la mayoría de cosas que ahora les enseñan en Paterna. Jugadores con hambre, canteranos con alma y el buen pastor, invitan al optimismo con la mente puesta en el entrenamiento a entrenamiento, más que en partido a partido.

 

Leo que la mayoría de nosotros, como directores deportivos que somos y grandes entrenadores desde el sofá, hubiéramos fichado más, que si un nueve o un lo que sea, sin pensar que quizá las alternativas son muchas en esta plantilla y que lo importante es sumar aunque meta el portero, algo que nos llevó hace tanto al éxito y que conocemos por experiencia.

 

El caso es que somos los que estamos y estamos los que somos y si de verdad queremos volver tenemos que ir juntos de la mano. Aguantar los malos partidos, que llegarán; apreciar a nuestros jugadores, que la cagarán y confiar en nuestro club, que ha trabajado como hacía décadas y que seguro sigue en ello.

 

Yo creo, he creído y creeré que el cambio ha llegado porque “Marcelino es mi pastor y nada me falta”.

  

Sigue a @ritxinova

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon
ÚLTIMAS ENTRADAS
SÍGUENOS

Contacto    |    Aviso legal     |    Política de privacidad    |    Correo   

© VIACHERS VCF 2017 - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - Creado por @elabrigodeperal