VIACHERS: 'El origen'

19/12/2017

Esta historia se sitúa en el verano del 2013, cuando unos cuantos chavales se estaban preparando para irse, por fin, de Erasmus. Por esas fechas, un viejo conocido de la casa se hacía cargo de un Valencia a la deriva. ¡Ya teníamos recambio para Valverde! el serbio, Miroslav Djukic.

  

En este contexto, alguien tuvo una idea brillante que cambiaría el curso de nuestras vidas: crear un grupo de WhatsApp para hablar del Valencia y subir fotos con la camiseta en el sitio típico de nuestras nuevas ciudades.

  

 

El verano pasó, como de costumbre, volando, y a finales de agosto empezaron los líos de residencias, asignaturas y maletas.

  

- ¿Pero cómo me voy a llevar tres chaquetones si estamos a 38 grados?

  

Entre dimes y diretes, y casi sin darnos cuenta, ya estábamos en septiembre y perdidos por Europa (en mi caso, por Francia).

  

- ¿Sabéis cuál va a ser el mayor problema del Erasmus? ¡Que ya me dirás tú cómo vemos los partidos del Valencia!

- No te preocupes, que lo ponemos en el ordenador y punto…

- ¡Pero si el Wifi va fatal y tu ordenador se reinicia cada 20 minutos!

- Bueno, pues nos perdemos 5 minutos por cada parte y listo.

  

Obviamente, esa solución hacía aguas, y no ver al Valencia era una opción que no entraba en nuestros planes.

  

- ¡Que no, que necesitamos fidelizar un bar que se vea bien y nos lo pongan siempre! ¿Por qué no probamos en Highlands?

- No tío, la última vez nos dijeron que coincidía con un partido de la Ligue 1.

- ¡Pues menudo bajón! ¿y dónde? porque yo no he visto ningún otro sitio. Al final lo acabaremos viendo en el ordenador, ya verás…

  

Y así fueron pasando días, malviendo como el Valencia pasaba sin pena ni gloria por la liga, hasta que un día, paseando por el centro, nos encontramos un bar un poco turbio.

  

- Esto tiene pinta de discoteca eh… ¿Cómo van a poner aquí al "nostre"?

- ¿Pero qué dices tío?, ¡si hay teles y sofás!

- ¿Tienes una idea mejor?, no cuesta nada preguntar.

  

Y allá que entramos, con nuestro francés de supermercado.

  

- Eh… bonjour madamme…

- Tío, ¿hablas tú o hablo yo? ¡Déjame a mí, que di francés en el cole!

- Pour voir le Valence? Oui, oiu le futbol, Spagnole, ¡Valence!

- Tío, tío, esta no sabe ni lo que es el fútbol…

- Pues ¡ojo! que ha cogido el mando de la tele y dice que oui…

  

Y la señora empieza a subir los canales, y nosotros empezamos a sudar un poco, y la señora frunce el ceño y le habla a la tele como si le escuchara, y nosotros pensando: cómo lo tengan hemos triunfado, todo el bar para ver al Valencia a gusto… y...

  

- ¡Voilà!! ¡Le Valence!.

  

Felicidad en estado puro.

  

- Tres cervezas s’ilvousplait.

  

Y así fuimos pasando el Erasmus, comentando los partido por el grupo de WhatsApp y valencianizando a extranjeros. En un abrir y cerrar de ojos, nos encontramos en diciembre, con la correspondiente depresión por acabar esa experiencia y con revuelo en la capital del Turia.

  

- Tío, ¡que nos cierran RTTV!

- Pero si la "Taula Esportiva" es el mejor programa de la historia…

- Ya macho, y encima acaban de echar a Djukic. ¿A quién traeremos ahora? ¡Otro ex valencianista no, por favor!

  

Y a finales de diciembre los rumores situaban a Pizzi, sí, ex valencianista, como nuestro nuevo entrenador.

  

- ¡Marianito! (amigo argentino del San Lorenzo y convertido al valencianismo), ¿a que no sabes quién va a ser el nuevo entrenador del Valencia?

- Ya sé boludo, ¡qué poronga! Recién salimos campeones y nos lo quitan…

- Ya tío, pero ya sabes que la llamada del Valencia es demasiado tentadora. ¿Qué opinas de Pizzi?

- Boludo, ¡ese pibe la ha roto en San Lorenzo! Un tipo con carácter, puede hacer buenas cosas en el Valencia…

  

Y la motivación vuelve a nosotros.

  

- Tío, esta tarde llamamos a las oficinas del Valencia para sacamos el abono de media temporada.

  

Y con esta nueva ilusión, acabábamos el Erasmus un grupo heterogéneo de conocidos, ahora amigos. Por aquel entonces, no éramos conscientes del potencial de este grupo ni del alcance que podía generar en poco tiempo.

  

Desde ese invierno de 2013 hasta hoy, hemos crecido exponencialmente tanto en tamaño como en iniciativas... previas, desplazamientos, reparto de camisetas en varios países y muchas cosas más. ¿Hasta dónde llegaremos? Nadie lo sabe, hay que ir paso a paso.

  

¿El próximo? Ganar al Villarreal.

  

Amunt Valencia, amunt Viachers!

 

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon
ÚLTIMAS ENTRADAS
SÍGUENOS

Contacto    |    Aviso legal     |    Política de privacidad    |    Correo   

© VIACHERS VCF 2017 - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS - Creado por @elabrigodeperal